………..

Es necesario recordar el hecho que Felipe V se comprometió en el Tratado de Paz de Utrecht de 1713 a asegurar a todos los catalanes <todos aquellos privilegios que poseyeran los habitantes de las dos Castillas, que de todos los pueblos de España son los más amantes del rey Católico>, este párrafo a mi entender tiene una extraordinaria importancia ya que pone de relieve que Cataluña a pesar de ser considerada por decreto ja en 1707 de facto una colonia, supuesta y graciosamente Felipe V concedía a sus habitantes unos privilegios que ni habían pedido ni deseaban, que por otra parte rompían el marco legal vigente y sin tener en cuenta que Cataluña estaba luchando por unos <privilegios> que le habían sido arrebatados por decreto.

La aplicación real de los distintos Decretos no fue igualitaria en todos los territorios conquistados,seguidamente haré una transcripción literal de la página 26 del número 182 de la revista Sàpiens, dicha diferencia se desprende del informe al rey por parte de José Patiño ( ver a su vez Sàpiens, número 48), intendente y principal autoridad borbónica a Cataluña en un informe al rey “(…) aquel grande orgullo está abatido, y los catalanes respetan ya los preceptos de V.M. y a la Justicia, no por afecto y amor, sí por la fuerza superior de las armas, de modo que la quietud y obediencia debe afianzarse en éstas (…), que serán siempre el brazo fuerte para ladear y asistir a los ministros de Justicia”.

De lo sucedido no es posible deducir que la implantación de las nuevas leyes fuesen menos terribles para Catalunya tal como se ha afirmado:  “<Las Nuevas Plantas posiblemente no fueron una tabula rasa en todos los pueblos, pero supuso la supresión de todas sus instituciones de gobierno, desde la Generalitat hasta el ayuntamiento (o consejo) más pequeño de todos sin menospreciar la desaparición de la lengua, las universidadesi, especialmente, un nuevo impuesto directo>, que supuso que a pesar de su proporcionalidad, a diferencia a otros pueblos, supuso al catalán por 8,12, y que hasta el 1717 no sufrió una rebaja hasta el 7,84, lo que perpetuó un castigo <catastrófico> para todo el pueblo.

Al acabar la guerra y la aplicación del Decreto de Nueva Planta propició la llegada de una nueva clase política y funcionarial al Principado, que unidos a los ya inicialmente proclives al régimen borbónica a lo largo del siglo XVIII, siguiendo el lema de “(..) Consiguiendo el efecto sin que se note el cuidado (…)” < pasaron a tener el control del órgano principal del nuevo régimen, y a poder hacer y deshacer con la ley según su criterio>.

A pesar de estar prohibida la posesión de armas estos <prohombres> instauraron los Mosos de Escuadra en 1718 entregando como gentes de bien y < afectos al régimen> armas para frenar las guerrillas austriacistas pagadas por Francia, con el objetivo de derrocar al rey y mantener a raya a los guerrilleros conocidos por los <maulets>.

Otro castigo diferencial fue como fueron tratados los siete <Estudis Generals > inaugurados en entre los siglos XIV i XVI,  en donde no se limitaron a modificar sus planes de estudios, sino que fueron suprimidos y substituidos por una única Universidad ubicada en Cervera como castigo por su resistencia contra Felipe V, con el criterio casual de ser aproximadamente el centro geográfico del Principado..

…….