Es fácil encontrar en el pasado la causa en los hechos sobradamente comprobados, que dieron como efecto lo que se conoce como el problema catalán. Tambien recomiendo reflexionar como se han forjado la mayoría de estados o naciones actuales, y en particular la española. El conocimiento de los hechos  permite valorarlos , mantenerlos o mejorarlos.  Las personas han basado su proyecto vital en la confrontación de intereses, metodologia que sigue vigente hoy en día forma parte de la propia naturaleza humana que tienden a conservarlos y si es posible aumentarlos.

Es saludable conocer cómo cada una de ellos, y en particular <España>  ha obtenido su capital político actual y valorar de acuerdo con criterios morales  los métodos utilizados, decidir su validez hoy en dia y actuar de acuerdo con el resultado de dicha valoración.  Cuando uso el término interés hago únicamente referencia al concepto del beneficio del capital.

Volviendo al supuesto problema que planteo en el primer párrafo uno de los hechos relevantes fue la publicación de la Nueva Planta de la Real Audiencia del Principado de Cataluña establecida por Su Majestad con Decreto de 16 de Enero de 1716.

Este decreto fue el último de una serie de decretos que se inició en 1707 que abolía los fueros de Aragón i de Valencia, y que continuó el 1711 de nuevo en Aragón después de un período de dominio austriacista, y el de 1715 para el caso de Mallorca. Estos decretos disolvieron la unión dinástica de las coronas de Aragón y de Castilla, establecida con los principios de cooperación y de igualdad a finales del siglo XV, y impusieron un nuevo tipo de relación, caracterizada por la dominación castellana y la sumisión de los antiguos estados catalono-aragoneses. En 1707 no había lugar a dudas explícitamente se hacía referencia a que eran el efecto de: “el justo derecho de la conquista que de ellos han hecho últimamente mis armas con el motivo de su rebelión”

El último decreto de 1716, al que he hecho mención en un inicio, era aún más explícito si cabe expresados en términos más jurídicos: “habiendo con la asistencia Divina y justicia de mi causa pacificando enteramente mis armas ese Principado, toca a mi soberanía establecer gobierno en él”

No es casual que los términos de <conquista y pacificación> fueran los más utilizados con anterioridad por la monarquía hispánica para justificar su dominación en los territorios americanos. Catalunya fue ocupada por razones que a su parecer eran legítimos.  Catalunya se transformó en una colonia más.

En el decreto se menciona el término <rebelión>, actualmente se amplía con el de <traición al legítimo rey Felipe V>, a pesar de que para ser reconocido como rey de la Corona Catalanoargonesa o Reino de Aragón estaba obligado a jurar los fueros de dichos territorios, como fueron jurados por todos los anteriores reyes de dicha corona y respetar los acuerdos que posibilitaron la unión dinástica del siglo XV. Este fue el hecho, negarse a jurarlos , que provocó la rebelión y que el pueblo catalán se viera en la necesidad de buscar otro monarca en el convulso contexto político de época.

Sin duda a algunos de los pueblos de España y a sus élites se les presentó la oportunidad político-militar de acabar con dichos derechos pura y llanamente por <derecho de conquista>, con un objetivo evidente: aumentar su capital político. En esta carta solamente haré mención a los hechos que atañen a Cataluña, por respeto a las decisiones que otras naciones tomaron después de la entrada en vigor de las nuevas plantas y sus decretos.
………..